Visitamos las Caves de la Chartreuse - Grenoble

15:21

Como os comentaba aquí, esta semana hemos estado en las cavas de la Chartreuse, en Voiron (Grenoble) con motivo de la celebración de la Chartreuse Week, o semana de conmemoración del licor Chartreuse. Es un viaje que os recomiendo hacer en cualquier época del año, sobretodo si sois unos apasionados de la gastronomía y los viajes.


Las cavas de la Chartreuse están en un paisaje idílico, en Voiron, Alpes franceses. El viaje desde Barcelona son unas séis horas, por lo que decidimos salir un día antes y hacer parada en Orange. Nuestra visita a las cavas estaba programada para el lunes 16, el Chartreuse Day, así que domingo aprovechamos para hacer las primeras tomas de contacto con la pastelería francesa y ver el inmenso teatro romano de Orange. Próximamente os recomendaré algunos cafés de esta pequeña ciudad :-)


Al día siguiente llegamos por fín a Voiron, la primera parada del recorrido fue el monasterio de La Grand Chartreuse, en dónde viven actualmente los únicos tres monjes que conocen la receta secreta del licor. El monasterio está blindado como una fortaleza, hay carteles en toda la zona pidiendo silencio y el acceso es exclusivamente a pie (debes caminar unos 2 km desde el museo de la orden) así que prepara un buen calzado :-)

Aunque no es posible ver el monasterio por dentro, es inmensamente sorprendente el paisaje, y en el museo podréis decubrir cómo son las dependencias y la vida cotidiana de los monjes.


Nota: Al estar prohibido tomar fotos en el interior, hemos tomado esta foto de www.chartreuse.fr 
Seguidamente visitamos las cavas, a 20 km del monasterio. Son las bodegas más largas de europa y durante nuestra visita no se nos permitió tomar fotos: la receta del chartreuse es alto secreto.

Os puedo contar que existen ciertas barricas de envejecimiento prolongado cerradas en celdas con barrotes y sólo unos pocos paladares en este mundo han podido probar :-) Pudimos ver la sala de los alambiques, las largas galerías y parte de la planta de embotellamiento.

Tampoco pudimos ver por dentro el almacén de las plantas, únicamente tres monjes saben los 130 botánicos que componen el licor, y cada uno de ellos sólo conoce su propia parte que transmite de generación en generación desde 1605. Durante el transporte de los sacos, las plantas son troceadas y mezcladas, por lo que, si cayera algún saco.. costaría mucho de identificar los ingredientes! No intenten descifrar la fórmula, es totalmente inútil :D


Finalmente hicimos una cata de los diferentes destilados y chocolates, y por la tarde estuvimos visitando Grenoble. Espero que os animéis a visitar este enclave tan fantástico, hermético y de cuento, a nosotros nos ha encantado :)

Pronto os cuento la segunda parte,


Hasta pronto!! Big hugs! 
Follow me, sígueme >>> 

♥ Facebook 
♥ Instagram
♥ Twitter 
 Youtube

También puede gustarte...

0 comentarios

Entradas Populares

Síguenos en Facebook

Síguenos en Instagram

Suscríbete

Subscribe